Un peregrino fiel

La iglesia de Los Lagos no puede más que alabar y dar gracias a Dios por habernos dado uno de sus dones, Steve Henning, un hombre que sobre todas las cosas amó la palabra de Dios y lo demostró realmente al estudiar apasionadamente el libro de nuestro Dios. Él, siempre tiene el tiempo perfecto para todo, y fue asi como llego este peregrino fiel a nosotros. La Iglesia en Los Lagos sufría la salida de un hombre que estuvo al frente de la Iglesia por varios años, El estado en que se encontraba la iglesia era triste, habían pleitos y falta de amor entre los hermanos, eran momentos difíciles. Fue en junio de 1994 cuando Dios nos envió a su siervo acompañado de su familia, Cristine su esposa, Stevan, Sarah, sus dos hijos mayores después vendrían Shelby y los gemelos Stacy y Seth. Desde un principio su forma de ser nos mostro un hombre de carácter fuerte pero tierno para la palabra de Dios. El mismo nos contaba que su destino era México, sin embargo Dios tenía otros planes para él. Comenzó a leer la biblia en español y así fue como avanzo rápidamente en el idioma español, aunque a veces pedía disculpas por alguna palabra mal pronunciada. Stevan en sus primeros años en Costa Rica dirigió y ayudo en otras Iglesias, como la Iglesia Bautista de Curridabat donde estudio con el pastor Jonny Sequeira , que fue de mucho ánimo para él.

Además de ser pastor en Costa Rica, era profesor de Historia en un colegio, un hombre realmente trabajador. A pesar de duras situaciones al inicio, como la pérdida de una hija, Stevan continúo sirviendo al Señor. Durante sus primeros años en Los Lagos, él visitaba a los hermanos, predicaba a los jóvenes, predicaba dos veces los domingos, daba una clase para adultos y visitaba a los enfermos. Fue hasta tiempo después que dejaría de enseñar en el colegio, para dedicar todo su tiempo a la obra.

Stevan había comprado un terreno como de 1 hectárea en Vara Blanca, un área montañosa cerca del Volcán Poas, un viaje de 45 minutos a 1 hora desde la Iglesia. La ruta para llegar ahí era difícil, llena de calles angostas y curvas peligrosas. Y ahí construyo una casa, debajo de la lluvia, con problemas para hacer llegar el agua potable, y la electricidad, trabajo bajo el frio para hacer una casa para su familia. El aire puro, la vista hacia el volcán y el sonido de la montaña cautivaron a la familia Henning. La vida ahí no fue fácil al principio pero nunca dejo de predicar fielmente durante todo ese tiempo. Se levantaba muy de mañana a estudiar y dedicaba muchas horas en la preparación de los mensajes. Ahí crecieron los jóvenes, los muchachos estudiaron al lado de sus padres, y aprendieron a ser útiles en muchas labores, Steve decía que su familia era muy valiente y trabajadora, realmente yo vi eso. Ahora este lugar está en reconstrucción después del terremoto. Dios saco a la familia Henning 5 meses antes del terremoto en ese lugar, Dios tiene el tiempo perfecto para sus hijos, gracias al Señor por su amoroso cuidado.

En inicios del 2000 fue necesario para Steve salir con su familia para USA, necesitaba visitar muchas de las Iglesia que apoyaban la obra que se hacía en Costa Rica, y además atender asuntos familiares, esto inicio una gran reforma para nuestra Iglesia y fue prueba de la buena semilla sembrada entre nosotros. Hermano Steve pidió ayuda al Pastor que dirigía el Compañerismos Bautista del cual formaba parte nuestra Iglesia en aquel entonces. La ayudara era para que nos enviara un suplente por el tiempo que él estaría fuera. Los 15 meses restantes fueron difíciles para la Iglesia, ya que había cierto deseo de alejar a Stevan de nuestra Iglesia. Pero principalmente la predicación fue lo más angustiante para muchos entre nosotros, era como estar comiendo comida blanda, después de haber disfrutado de comida solida. Al volver Steve, la Iglesia en setiembre del 2001 tomo la decisión definitiva de que Steve debía continuar como pastor. A partir de aquí muchas cosas cambiaron. En esos días Steve me dijo que su deseo era continuar como un misionero ya que él deseaba predicar no solo en Costa Rica sino en otros lugares, yo le dije que nos preparamos para ese día, cuando saliera para predicar más allá de Costa Rica. Pero el amor que Dios puso en él por esta obra fue algo que yo vi, no solo con palabras sino con hechos. Muchas veces le ofrecieron otras obras más grandes, ofreciendo mejores condiciones económicas, pero él continuo aquí sabiendo que era Dios quien decidiría cuando debía salir, él decía que era Dios quien le había dado este pequeño rebaño en Costa Rica. Realmente un peregrino fiel al Señor.

La Iglesia Bautista de Los lagos no sería tan solo fue la obra que Dios le encargo cuidar, sino también seria su familia. Aquí dejo abuelas con las cuales compartió muchas tardes, hermanos con los cuales trabajo en construcción, haciendo remodelaciones en el templo y en su casa, madres que lo cuidaron como un hijo cuando su familia estaba en USA. Niños y jóvenes con los cuales paso mucho tiempo. Steve apreciaba mucho el consejo de hermanas las cuales eran para él de mucho ánimo. Durante muchos años esta iglesia tuvo una gran falta de varones fieles, pero durante los últimos 2 años el Señor ha agregado hombres que son fieles y desean servir al Señor, eso fue de mucho ánimo para Stevan.

Stevan como buen estudiante de la biblia y buen lector había comenzado a leer de hombres como Spurgeon, Edwards, Jim Elliot y otros y cada vez más preguntas venían a su corazón hasta que en una ocasión después de volver de uno de sus viajes a USA comenzó a hablarnos de las doctrinas de la gracia, y realmente lo que significaba dar toda la gloria a Dios, también comenzó a predicar de la Soberanía de Dios y todo en el corazón y la mente de Stevan comenzó a ordenarse, ahora como cuando Apolos fue guiado por Priscila y Aquila, las predicaciones que Stevan comenzaron a tener un ánimo más profundo por proclamar todo el consejo de Dios. Recuerdo muchas veces que al terminar, no deseaba levantarme de la banca considerando ese Dios revelado en las escrituras, y cuán grande es su amor aun siendo yo un pecador.

La iglesia por medio de la predicación, comenzó a considerar su propósito, por lo que Stevan propuso adoptar este lema: “Nosotros existimos para esparcir una pasión por la gloria de Dios en todas las cosas para el gozo de todos los pueblos “. También se vio la necesidad de ser confesionales en cuanto a lo que creemos, y se comenzó a estudiar la Confesión Bautista de Fe de 1689, para finales del 2008 la Iglesia la tomo como su Confesión de fe oficial.
Steve mostro amor y mansedumbre, nunca abusó o busco riquezas, muchos fueron testigos de su particular amor al dedicar tiempo, para estudios bíblicos, consejería individual y matrimonial. En sus oraciones pastorales podía mencionara muchos de nuestros familiares que no conocían al Señor, lo cual demostraba su amor y preocupación por las almas. Stevan se preocupo por enseñarnos la palabra de Dios, a ser fieles en la oración, a leer buenos libros cristianos y fue su deseo crear una biblioteca con buena literatura. Trabajo en el evangelismo en muchos lugares como un lugar llamado Barrio México por más de dos años, donde impartió estudios bíblicos a personas que por no tener un trabajo estable, no permanecían mucho tiempo en un lugar fijo, pero aun así Steve decía que era Dios quien haría la obra en ellos y necesitaban escuchar el evangelio de Salvación. También llevo el mensaje de Dios por televisión a muchos hogares en Costa Rica, junto a dos hermanos entre ellos Guillermo Green, su gran amigo en Costa Rica, donde por casi un año expusieron fielmente la palabra de Dios. Stevan además fue profesor del Seminario Guillermo Farel donde impartió muchas clases. Amó a los niños, siempre se preocupo porque ellos recibieran el evangelio, participando activamente con su familia en muchas Escuelas Bíblicas de Verano.

El Señor permitió muchas aflicciones en la vida de Stevan, persecución, fraude por lo cual casi pierde su casa, fue golpeado, gripes provocadas por el clima en Vara blanca, desprecios, pero lo más difícil fue cuando muchas iglesias al darse cuenta que predicaba las doctrinas de la gracia lo abandonaron, intentó por todos los medios de hacerles ver que las escrituras no podían contradecirse y que ellos debían al menos considerar lo que escuchaban, pero no fue así, muchas iglesias lo abandonaron como su misionero, pero se mantuvo firme como viendo al invisible, pocas Iglesias continuaron dándole apoyo. Las entradas de dinero se vieron fuertemente afectadas aun asi no dejo de apoyar a misioneros en otros lugares para que la palabra de Dios continuara siendo predicada. El Señor lo mantuvo en pie para su Gloria y nunca dejo sus deberes pastorales.

Le gustaba mucho jugar, jugaba con sus hijos, jugaba con los jóvenes en la Iglesia, hasta intento que aprendiéramos a jugar futbol americano, tenía mucho ánimo y nunca le gustaba perder.
Para mí, es mi Pastor, siempre pienso que nunca tuvimos todo el tiempo que deseábamos para estudiar la biblia juntos, él fue quien me caso con Angélica, mi esposa en diciembre del 2002, y me dio muchos consejos sabios, hoy extraño tanto sus consejos siempre a la luz de la palabra de Dios. Stevan conocía bastante bien las escrituras, podía explicar con paciencia muchas doctrinas. Esto lo llevo a visitar Rusia, China y República Dominicana, también escribió libros, El primero de ellos se titula “ Esperanza en medio de la crisis” nos habla del sufrimiento y la persecución como un plan de Dios para la Iglesia, y como Dios ha preparado un lugar de refugio para su pueblo. Steve decía que, el pedía a Dios que no le hiciera pasar por dolor físico extremo ya que decía que no lo soportaría. Una vez más Dios nos muestra que si fuera necesario pasar por esto, el nunca nos abandona, somos suyos en medio del dolor o de la alegría, en riqueza en pobreza, en peligro o espada, porque ¿quién nos separa del amor de Dios que es en Cristo Jesús?

La fidelidad de muchos hermanos a la escritura, a una fiel predicación, a vivir una vida para Dios en humildad, son cosas que nuestro buen Pastor nos enseño a apreciar.

Su esposa, Cristine fue la verdadera ayuda idónea para este hombre, una mujer amorosa de su esposo e hijos, cuidadosa de sus palabras y de su hogar. Él siempre hablaba de cómo la extrañaba cada vez que salía de viaje. Ella siempre estará en nuestro corazón como un ejemplo de virtud y amor por el Señor. Sus hijos mayores fueron siervos de Dios en la música y con la enseñanza de los niños. Seth y Stacy fueron muy buenos alumnos en mi clase de Catecismo.

En uno de sus últimos días con nosotros, Stevan levanto sus brazos al Señor y con gozo canto el himno: Porque él vive … y se gozo en su triunfante salvador. Su gozo definitivamente fue Dios. Un don de Dios como Stevan toco muchas vidas y no puedo imaginar cuantos podrían decir, como un tiempo con él les marco para siempre.

La familia Henning salió de Costa Rica en abril del 2009 después de 15 años de servicio fiel al Señor en Los lagos de Heredia.
Galatas 5.14. ( Escribirlo) su último mensaje demuestra cuán importante fue para este peregrino fiel dar toda la Gloria a Dios.
La iglesia bautista de los Lagos desea reconocer el trabajo, la conducta y la fe en Cristo de Stevan Henning un don de Dios para nosotros.

Por Eric Rosales

2 pensamientos en “Un peregrino fiel”

  1. Eric fue de gran alegria para mi leer todo este reportaje. Dios nos bendijo grandemente con el pastor Steven Henings ,,, Dios continue cuidando y proveyendo a Cristian y familia, todo el sopofrte que necesiten. Para mi fue gran bendicion conocerle, donde puso en mi el deseo de leer mas la biblia y libros cristianos, y amar a los hermanos, trabajar mas para la obra de Jesus en la tierra. Dios les bendiga grandemente, y mantengan al dia la pagina con serm ones, bendiciones a todos.

Los comentarios están cerrados.