Un examen necesario…

Me llama poderosamente la atención que Cristo,  al enviar su mensaje a las siete iglesias, según se registra en el Apocalipsis repite siempre esta frase “Yo conozco tus obras”. Debemos reconocer entonces, que la Fe genuina, la profesión verdadera, se ha de mostrar no en palabras o expresiones externas de entusiasmo que surgen de cultos donde se manipulan las emociones, sino que la vivencia diaria. Son nuestros hechos los que muestran la calidad de nuestra fe. La vivencia cristiana debe ser examinada y re-examinada con frecuencia. Estamos viviendo en tiempos de apostasía, y aunque reconocemos que un verdadero hijo de Dios nunca caerá de forma definitiva, vemos que miles y miles de los que profesan la fe Cristiana, y de los líderes de ministerios cristianos continúan “engañando y siendo engañados” (II Timoteo 3.13).  Para ayudar en este auto-examen y evaluar también la clase de cristianismo que nos rodea, sugiero que nos hagamos las siguientes preguntas que nos ayudarán a evaluar tanto nuestro estado espiritual como el de la iglesia donde estamos. Leer artículo completo en El camino angosto